Culo inquieto

Ya han pasado dos años desde que llegamos a California tras un paréntesis de otro año viviendo y trabajando en Madrid. El blog sigue su curso, esta vez más centrado en este "life'changing event" que nos está pasando. Y como siempre (o casi)el blog sigue llegando...¡¡¡EN ESPAÑOL!!! Sumamos y seguimos, y añadimos un nuevo miembro a nuestra familia: Sarita Do-Fernández.

jueves, 7 de febrero de 2008

Chuc Mung Nam Moi

¡Chuc Mung Nam Moi! ¡Gung Hay Fat Choy! ¡Feliz Año Nuevo! Llega el año nuevo chino, y yo con estos pelos. Y nunca mejor dicho, porque ni me lo he cortado (el pelo), ni he limpiado la casa, ni he hecho nada de lo que dictan las tradiciones. Pero lo celebraré con mis niños en el cole para que al menos ellos sí aprendan estas tradiciones y vayan valorando otras costumbres que no son las suyas. Nuestra celebración será lo que ha sido hasta ahora el devenir de esta semana: estornudos, deberes, televisión, punto, comida y frío. Aun así, nos reservamos el derecho a fiesta hasta mañana, cuando puede que nos hagan otra foto a la tripa por dentro y veamos a baby Sara o Adrián (o Andrés, aun no está muy claro). Y para el sábado, día de reunión familiar, comida, comida, y más comida. Que el año de la rata sea más próspero que el que comenzó en nuestro calendario occidental. Yo, en vista del mes de enero que hemos tenido, me acojo al año lunar.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

no comas mucho eh moni.
sigo malita tiaaaa asi que yo comere el pescadito hervido que me ha dejado mi mami puaj.
bueno un besazo geandote.
irenita.

5:13 a. m.  
Blogger Maite said...

Mi hijo Pedro, junto con todo el cole, hizo un dragón enorme en su prescolar y ayer fueron por todas las calles de alrededor del cole con su pancarta y haciendo una cabalgata. ¡Hasta se aprendió la frase en vietnamita! ¡Viva la multicultura! ¡Y feliz año nuevo!

8:03 a. m.  
Blogger Susana said...

Pues mis niños han recibido un típico sobre rojo con dinero de la buena suerte para comenzar el año con buen pie (con un dólar de verdad para cada uno). Luego les di dos palillos para practicar con ellos. Cogimos pepitas de melón rojas, nubes (marshmallows), papeles, el pelo del compañero... Uno de mis niños estaba tan entusiasmado con lo de los palillos, que hasta su madre le tuvo que llevar al Panda Express a comer ese día (y con palillos, por supuesto). También les di una naranja de la suerte y decoramos unos dragones y unas linternas... No sé quién se lo pasó mejor, si ellos o yo :-)

6:57 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home