Culo inquieto

Ya han pasado dos años desde que llegamos a California tras un paréntesis de otro año viviendo y trabajando en Madrid. El blog sigue su curso, esta vez más centrado en este "life'changing event" que nos está pasando. Y como siempre (o casi)el blog sigue llegando...¡¡¡EN ESPAÑOL!!! Sumamos y seguimos, y añadimos un nuevo miembro a nuestra familia: Sarita Do-Fernández.

lunes, 7 de enero de 2008

Niño o niña

Hoy estaba en el aseo en Barajas, y creo que Vinh le comentaba a mi padre que Lu, mi suegro, quería que tuviésemos un niño. Vinh se ha “chivado” y me ha dicho que Manolo ha dicho que daba igual, porque podía ser niña y ser tan fuerte como yo.
No sé si soy tan fuerte como mi padre piensa que soy, aunque intento mantener la fachada en cada despedida y altibajo que sufro para que ellos no se lleven la peor parte, aunque a estas alturas de ir y venir no sé quién se la lleva en verdad. Pero no lo sé porque él no estaba por la mañana cuando me he abrazado a mi madre y me he puesto a llorar “a moco tendido”, mientras aferrándome a ella le confesaba que no me quería ir, o que la podíamos meter en la maleta. Ese “yo no me quiero ir” no me preocupa si denota debilidad, o fortaleza por admitirlo, pero es el sentimiento más honesto que puedo expresar estos días. Estoy cansada de las despedidas, y quiero ya quedarme en casa para estar con los míos, para que Vinh no se siga sintiendo culpable, para poder enfadarme con mi padre cuando exagera o no tiene razón sin sentirme culpable porque entonces ya no me tendré que marchar al día siguiente.
Espero que mi niño o mi niña no sufran como lo hago yo, y que sea fuerte de verdad. Fuerte para tomar decisiones más con la cabeza y menos con el corazón. Fuerte para que no tenga que llorar tanto.
La niña o el niño tiene hambre, así que corto y cambio, que antes he logrado escabullir un correoso y cochambroso panecillo y un quesito de la vaca que ríe, y por mis cálculos, es la hora de la merienda. Aunque con el nimio espacio que me acaba de dejar la pasajera de delante, no sé si voy a tener espacio para abrirlo y hacerme el mini-bocata. Mejor me doy a los kilos que le ha metido Conchi a Vinh en el bolsillo de la chaqueta.

5 Comments:

Blogger Maite said...

Será fuerte y luchador/a, sensible y cariñoso/a porque tú lo/a criarás para que sea así. Creo que con la personalidad nace uno pero esas cualidades las forman los padres. Y de padres como ustedes salen niños increíbles.

2:44 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sea niño o niña dará igual, le podré enseñar a montar en bici igualmente (y a meter goles, claro, que ya se sabe que ahora eso tampoco tiene sexo... ni para sacar tarjetas!!jou jou jou)
ni será débil, que para el tema de la bici tiene que tener buenas piernas! y le protegeremos por si las flys"... un buen casco, los mejores ruedines del mercado.. rodilleras y coderas si hace falta.. aunque con tan buena maestra como yo, os aseguro que no hará falta! porque yo lo valgo, claro!

Te ha quedado claro o qué?

Tita Elena

7:40 a. m.  
Blogger Susana said...

Mayte, con amigos como tú, quién quiere más. Espero que se nos de la mitad de bien que a Pedro y a ti.

6:05 a. m.  
Blogger Susana said...

Elenita, confiamos en tus dotes de kanguro para que vayas haciendo todas esas cosas. A ver si te contratan en el Carre again y así la equipación nos sale más barata.

6:07 a. m.  
Anonymous mamiconchi said...

Además de fuerte, tendrá alguna vena artística/manual de sus abuelos maternos, digo yo, addemás para elegir entre los :aviones, bolillos/labores, encuadernación, y por parte de mami : escritura, fotografía, música/oido, ... y por la parte paterna : ¡a descubrir! más lo que aporte la criatura.
Y con todos los amiguetes que ya contamos además del resto familia y adjuntos pues un/a Leonardo da Vinci.
Y si es chica, pues algo de las féminas Fernández (es decir : con "o"varios.

10:40 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home